Pasar unos días de Navidad en Portaventura es un placer. El parque se vuelca en estas fechas para que sientas la Navidad de forma muy intensa, aunque no seas niño.

 

 

 

 Portaventura Navidad 2015

Portaventura Navidad 2015

Portaventura Navidad 2015

Portaventura Navidad 2015

Portaventura Navidad 2015Portaventura Navidad 2015

Portaventura Navidad 2015

Portaventura Navidad 2015

Portaventura Navidad 2015

Portaventura Navidad 2015

Portaventura Navidad 2015

Portaventura Navidad 2015

Portaventura Navidad 2015

 

Portaventura Navidad 2015
Pasar unos días de Navidad en Portaventura es un placer. Lo es al menos para nosotros. Hemos de reconocer que el parque se lo curra, que se toma la navidad muy en serio. Los mayores tendemos a decir que pasamos de la Navidad y que la vivimos por nuestros hijos, yo ya lo he dicho más de una vez. Pero aquí la cosa cambia.

Portaventura se viste de alegría navideña, y en cada momento del día suena algún entrañable villancico “made in USA”. A cada palmo vemos un árbol de navidad, o una gran bola, o un muñeco de nieve, o un hada de la navidad, luces, muchas luces en todos los rincones y sus personajes recorren el parque totalmente tuneados de christmas. Los espectáculos, la cabalgata, los Reyes, Papá Noel, las tiendas, …..y de fondo siempre suena algún villancico. Todo es Navidad y la Navidad se mete dentro de ti. Eso lo notas cuando llegas al parque, pero sobre todo cuando te vas, pensando que el año que viene quieres volver.


La transformación del parque es más que notable y, sin duda, está más bonito que nunca. Puedes pasar días enteros paseando, disfrutando de la ambientación, viendo y escuchando, casi sin subirte a nada, pero claro, este no es mi consejo, si puedes; ¡súbete a todo!.


La ambientación se fundamenta en cuatro aspectos. El primero, un regalo para nuestros ojos; cientos de elementos decorativos repartidos por el parque. Además, espectáculos callejeros, personajes navideños y luces, muchas luces que brillan a partir del ocaso, que en estas fechas empieza entre 5 y 6 de la tarde.


Y para nuestros oídos. Donde estemos nos acompañará la “banda sonora de Portaventura” en Navidad, melodías navideñas clásicas combinadas con sus propias composiciones magníficamente interpretados por artistas, a quienes podremos ver en directo en diversos espectáculos. La música eleva tu espíritu; realmente es Navidad.
Los espectáculos, uno de los puntos fuertes de Portaventura. Todos cambian su guión por Navidad. Temática, vestuarios, música y ambientación. Todos tienen algo especial, pero el más especial sigue siendo “la magia de la navidad” en el teatro chino.


Una vez más todo se acaba para que pueda empezar de nuevo. Nos vamos con pena porque la navidad se acaba, pero la hemos disfrutado mucho, y no solo los niños, también los mayores. Con estos fuegos empieza 2016 y formulamos nuestros mejores deseos, son muchos pero hay uno recurrente…….. ¡que podamos volver!.