Cuando mi mujer me dijo: “el domingo nos vamos con los niños a las carreras”, puse mi cara más sorpresiva, no era para menos.